Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

La Obamacare significa que 2 millones de estadounidenses menos se enfrentan a facturas médicas catastróficas cada año

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 30 de septiembre de 2020 (HealthDay News) -- Desde la aprobación de la "Obamacare", menos estadounidenses se enfrentan a unas facturas infranqueables, pero parece que el beneficio no llega a las personas con seguros privados, muestra un estudio reciente.

Los investigadores encontraron que tras la implementación de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act, ACA), el número de estadounidenses que incurrían cada año en unos gastos de atención de la salud "catastróficos" se redujo, de 13.6 millones en 2010 a 11.2 millones en 2017.

Pero aunque el declive es una buena noticia, la cifra de 11 millones sigue siendo "abrumadora", señaló el investigador principal, el Dr. Charles Liu, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford.

Además, no hubo señales de que los estadounidenses con un seguro privado hubieran obtenido una protección de la catástrofe financiera. Y los que tienen unos ingresos bajos siguen estando en el mayor peligro.

Entre la cuarta parte de los estadounidenses con los ingresos más bajos, los que tenían un seguro de salud privado con frecuencia se enfrentaban a unas facturas médicas altísimas, encontró el estudio. En 2017, un tercio tuvieron gastos catastróficos.

"Catastrófico" significó que las facturas médicas consumían más de un 40 por ciento de lo que queda de los ingresos de una persona tras los costos de vivienda y comida.

"Lo que de verdad nos sorprendió es la frecuencia con que las personas con seguro privado experimentaron gastos catastróficos", indicó Liu. "Esto habla del nivel de seguro inadecuado en este país".

Esto significa que, a pesar de tener un seguro de salud, las personas de cualquier forma pueden quedar ahogadas en facturas médicas. Por ejemplo, algunos planes de seguro tienen unos inmensos deducibles que las personas deben pagar antes de que su cobertura se active.

En otros casos, apuntó Liu, los pacientes se enfrentan a "facturas sorpresa" por una atención fuera de la red que no sabían que habían recibido. Esto podría suceder, por ejemplo, si los pacientes van a un hospital que está en la red de su plan de salud, pero los atiende un médico fuera de la red.

La pandemia del coronavirus podría aumentar esas cifras, debido a la atención médica inesperada y a la pérdida generalizada de empleos, anotaron los investigadores.

Los estudios han mostrado que las empresas de EE. UU. recurren cada vez más a planes de salud con unos deducibles altos u otras formas de "costos compartidos" para sus empleados, en un esfuerzo por reducir sus primas mensuales.

No resulta sorprendente que la ACA solo haya protegido a ciertos estadounidenses de los gastos catastróficos en la atención de la salud, aseguró Liu.

La ley buscaba sobre todo ayudar a los estadounidenses que carecían de seguro de salud. Amplió la elegibilidad para Medicaid en muchos estados, y ayudó a los estadounidenses con unos ingresos medianos a comprar un seguro subsidiado a través del "mercado" de planes de salud.

La ACA redujo el número de personas sin seguro. En 2017, poco menos de 28 millones de estadounidenses carecían de un seguro de salud, frente a casi 43 millones en 2010, anotaron los autores.

Pero solo ampliar la cobertura del seguro de salud no es suficiente, según Liu. "Hay un motivo de que la atención de la salud siga siendo una inmensa fuente de estrés para los estadounidenses", enfatizó.

Cheryl Fish-Parcham es directora de iniciativas de acceso de Families USA, un grupo de defensoría del consumidor de la atención de la salud sin afiliaciones políticas.

Comentó que las cláusulas de la ACA han evitado que los costos catastróficos "empeoren mucho".

"Pero debemos continuar haciendo progresos, como muestra este estudio", dijo Fish-Parcham. "Los límites de desembolso siguen siendo muy altos en comparación con los ingresos, sobre todo dado que los costos de la vivienda y otras necesidades están en aumento".

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 24 de septiembre de la revista JAMA Network Open. Provienen de una encuesta federal continua de los estadounidenses, sus proveedores médicos y las empresas.

El equipo de Liu encontró que los gastos catastróficos en la atención de la salud se redujeron tras la implementación completa de la ACA en 2014. Pero la reducción se limitó a las personas con Medicaid, que inscribió a unos 7 millones más de estadounidenses en 2017 que en 2010.

Entonces, en 2017, las personas con un seguro privado conformaron una proporción más alta de todos los estadounidenses con costos catastróficos: casi un 54 por ciento, frente a un 46 por ciento en 2010, según el informe.

Pero Liu dijo que no está claro que todo el beneficio observado en este estudio se originara en la expansión de Medicaid. Los individuos que compraron un seguro de salud a través del mercado podrían contar con una mejor protección, en comparación con la época anterior a la ACA. Pero los datos "aglomeraron" a todos los estadounidenses con un seguro privado, dijo Liu, y la gran mayoría tendría un seguro patrocinado por la empresa.

"Los deducibles del seguro basado en la empresa son tan altos que algunas personas tienen que gastar todos sus ahorros en la atención de la salud", lamentó Fish-Parcham. "Y los costos son peores para las personas cuyas enfermedades duran muchos años".

En el futuro, los legisladores deben resolver el problema más amplio de los crecientes costos de la atención de la salud, añadió.

Más información

La Kaiser Family Foundation ofrece más información sobre la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Charles Liu, MD, general surgery resident, Stanford Hospital, Stanford University School of Medicine, California, and UCLA/VA National Clinician Scholars Program, University of California, Los Angeles; Cheryl Fish-Parcham, MSW, director, access initiatives, Families USA, Washington, D.C.; JAMA Network Open, Sept. 24, 2020, online

Last Updated: