Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Si todo el mundo usa las máscaras, en marzo se habrán salvado 130,000 vidas en EE. UU., según un estudio

In English

Por
Reportero de HealthDay

VIERNES, 23 de octubre de 2020 (HealthDay News) -- Estados Unidos se enfrenta a un resurgimiento del nuevo coronavirus, y es probable que en los próximos meses haya cientos de miles de muertes más, según uno de los principales equipos de modelamiento de la pandemia del país.

Pero hay una medida que todo el mundo puede tomar para impedir el repunte y salvar vidas: usar una máscara facial siempre que salga en público.

El modelo sugiere que las muertes totales por la COVID-19 en Estados Unidos podrían haber superado las 500,000 a finales de febrero, según la situación hipotética más probable, de acuerdo con los hallazgos, que se publicaron en la edición en línea del 23 de octubre de la revista Nature Medicine.

Pero hasta 130,000 de esas muertes se podrían evitar si se reinstauraran algunas medidas de distanciamiento social y un 95 por ciento de los estadounidenses siempre se pusieran una máscara para salir de casa, encontraron los investigadores.

"Ampliar el uso de las máscaras podría ser una de las victorias fáciles para Estados Unidos", señaló el investigador sénior, el Dr. Christopher Murray, director del Instituto de Mediciones y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, en Seattle. "Puede tanto retrasar la reimposición de la obligatoriedad del distanciamiento social como salvar muchísimas vidas".

Una encuesta reciente de HealthDay/Harris Poll muestra que hay motivos de esperanza en cuanto a esta medida. Más de nueve de cada 10 adultos de EE. UU. (un 93 por ciento) dijeron que a veces, con frecuencia o siempre utilizan una máscara o una cobertura facial cuando salen de casa y no pueden mantener el distanciamiento social, incluyendo a más de siete de cada 10 (un 72 por ciento) que dijeron que siempre las usaban.

Los nuevos pronósticos sobre la COVID-19 predicen que un repunte de la pandemia es inevitable. Es probable que el aumento de casos de esta semana fuera "el punto de inflexión", comentó Murray.

"Nos dirigimos a un repunte muy sustancial en otoño e invierno. No creemos que la idea de que la pandemia desaparecerá sea cierta", enfatizó Murray. "El punto de inflexión de esta semana en que las muertes y los casos están ahora aumentando en todo el país concuerda mucho con lo que el trabajo sugiere".

Se podría prever que haya ocurrido más de 1 millón de muertes por la COVID-19 a finales de febrero si no se reimponen ningún confinamiento ni distanciamientos sociales obligatorios mientras las tasas de infección se disparan, predicen los investigadores.

Si los gobernadores reimponen las órdenes de distanciamiento social obligatorio de manera gradual, es probable que, a finales de febrero, hayan ocurrido más de 511,000 muertes por la COVID-19 en total, predice el modelo.

Esta es una situación hipotética más probable, dijo Murray.

"Los gobernadores reimpondrán las medidas obligatorias cuando las cosas estén bastante mal, porque intentarán evitar que los sistemas hospitalarios se vean abrumados", planteó Murray, y esas medidas obligatorias cambiarán la trayectoria de la pandemia.

"A medida que EE. UU. al final se dé cuenta de la realidad del repunte de este otoño/invierno, creo que cambiaremos la conversación a cuál es el conjunto de medidas obligatorias menos estrictas que se podrían usar para al menos frenar las transmisiones, más que solo ampliar el uso de las máscaras", observó Murray.

En esa situación hipotética, los estados más afectados por las infecciones serían Arizona, Nueva Jersey y Luisiana, predicen los investigadores.

Una situación hipotética en que casi todo el mundo use una máscara en público resultaría en un total proyectado de 382,000 muertes por la COVID-19 a finales de febrero, encontraron los investigadores.

El Dr. Amesh Adalja es experto sénior en el Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore. Comentó que "han estado surgiendo evidencias a lo largo de la pandemia de que el uso de las máscaras del público general es una variable clave que afecta a la propagación del virus. Si bien es difícil determinar con precisión exactamente qué tanto, hablando en cifras, el uso de las máscaras reduce la propagación, todas las crecientes evidencias respaldan a esta sencilla medida como parte de la solución para mitigar la propagación".

Los investigadores no pudieron encontrar ninguna situación hipotética en la cual la COVID-19 no continúe desolando a Estados Unidos, dado que el país no logró controlar las infecciones en verano.

El uso universal de las máscaras "frenaría o retrasaría una buena parte del repunte", aseguró Murray. "Creo que es muy difícil en el punto en que estamos en EE. UU., donde hay tanta transmisión comunitaria del virus, prevenir cierto repunte en otoño e invierno, pero podemos sin duda hacer que sea mucho más pequeño. Si de verdad se quería evitar ese repunte del todo, deberíamos haber hecho como Nueva Zelanda y Australia, y haber de verdad evitado la transmisión comunitaria generalizada".

El equipo de Murray basa sus predicciones en una amplia variedad de características individuales de cada estado del país, entre ellas la movilidad, el uso de las máscaras, la capacidad de administración de pruebas, el cambio en el tiempo estacional, la contaminación atmosférica y la densidad poblacional. Entonces, los investigadores tuvieron en cuenta cómo la COVID-19 se ha propagado antes en cada estado, usando el pasado para ayudar a predecir el futuro.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Christopher Murray, MD, DPhil, director, Institute for Health Metrics and Evaluation, University of Washington, Seattle; Amesh Adalja, MD, senior scholar, Johns Hopkins Center for Health Security, Baltimore; Nature Medicine, Oct. 23, 2020, online

Last Updated: