Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

La pandemia ha hecho que más estadounidenses recurran al alcohol

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES, 29 de septiembre de 2020 (HealthDay News) -- ¿La pandemia del coronavirus está haciendo que las personas consuman alcohol?

Sí, muestra una encuesta reciente de EE. UU., y el mayor aumento en el consumo de alcohol se observa en las mujeres.

En general, hubo un aumento del 14 por ciento en la frecuencia de consumo de alcohol esta primavera pasada entre los adultos de EE. UU. de a partir de 30 años, en comparación con la misma época el año pasado, encontraron los investigadores. Entre las mujeres, la frecuencia de consumo de alcohol aumentó en un 17 por ciento.

Pero el consumo excesivo de alcohol entre las mujeres de verdad destacó. Durante los primeros meses de la pandemia, hubo un aumento del 41 por ciento en la frecuencia con que las mujeres se dieron atracones de bebida, lo que significa consumir cuatro o más copas en menos de dos horas. Esto equivalió a que una de cada cinco mujeres bebiera de forma empedernida un día adicional cada mes que el año anterior.

"Nuestro estudio muestra que las personas bebían con una mayor frecuencia, y entre las mujeres en particular, de forma más empedernida, con unas consecuencias más negativas, durante las etapas iniciales de la COVID-19, en comparación con sus propias conductas en el año anterior", señaló el autor del estudio, Michael Pollard.

"Las mujeres también reportaron un aumento del 39 por ciento en los problemas relacionados con el alcohol, como tomar riesgos imprudentes o no hacer lo que se esperaba de ellas porque habían bebido alcohol", añadió Pollard.

En la encuesta, se preguntó a más de 1,500 hombres y mujeres sobre sus hábitos de consumo de alcohol en mayo y junio. Casi seis de cada 10 participantes de la encuesta fueron mujeres, y alrededor de un 54 por ciento tenían entre 30 y 59 años.

Los hallazgos mostraron que, en promedio, tres de cada cuatro adultos dijeron que habían consumido alcohol un día adicional por mes en la primavera de 2020 respecto a la primavera de 2019.

La encuesta en sí no evaluó el motivo y no prueba que la pandemia en realidad esté provocando que el consumo de alcohol aumente, anotó Pollard, sociólogo de RAND Corp., y profesor de la Facultad de Postgrados Pardee RAND en Santa Mónica, California.

Pero "otros estudios han sugerido que la depresión y la ansiedad aumentaron a principios de la pandemia en EE. UU., y las personas con frecuencia utilizan el alcohol para gestionar esos problemas", apuntó Pollard.

"Las personas que se recluyeron en casa también quizá hayan estado aburridas, y consumir alcohol era una actividad que todavía podían hacer", añadió. "En ese sentido, los resultados no son sorprendentes. Tienen sentido".

Pollard también ofreció algunas teorías sobre las tendencias cambiantes en las mujeres.

"La primera posibilidad es que las mujeres típicamente reportan unos niveles más altos de depresión y ansiedad que los hombres, en general", dijo. Esto podría haber hecho que las mujeres tuvieran una vulnerabilidad particular a los problemas de salud mental durante la COVID-19, sugirió, "que de forma similar están gestionando mediante un mayor consumo de alcohol como respuesta para afrontarlo".

Las mujeres en general también beben menos que los hombres, anotó Pollard. Y esto podría significar que unos aumentos en el consumo de alcohol por lo demás similares "representen un cambio proporcionalmente más grande para las mujeres que para los hombres".

Pero cualesquiera que sean las causas subyacentes, "estos cambios en el consumo de alcohol podrían tener implicaciones negativas para la salud física de las personas, y también para su salud mental", advirtió Pollard. "Es importante que los profesionales de la salud y el público sean conscientes de estos aumentos y de los riesgos para la salud".

Lona Sandon, directora de programa del departamento de nutrición clínica de la facultad de profesiones de la salud del Centro Médico del Suroeste de la UT, en Dallas, se hizo eco de esa preocupación.

"Aumentar el alcohol aumenta las calorías", anotó. "Esto podría conducir al aumento de peso por las calorías adicionales del alcohol. Además, cuando las personas beben más alcohol, tienden a comer más, y en general eligen alimentos menos saludables, ricos en grasa y sal".

Además, apuntó Sandon, "el alcohol podría aumentar la presión arterial, reducir la capacidad de controlar la glucosa en la sangre si uno tiene diabetes, provocar un sueño inquieto, empeorar la memoria y provocar una pérdida muscular".

Aun así, Sandon señaló que los hallazgos no fueron exactamente impactantes.

"Dados otros informes de un aumento en la ansiedad, el estrés y la depresión como resultado de los cierres por la COVID, los disturbios en las calles y las preocupaciones sobre la economía, diría que es de prever", añadió. "Las personas están teniendo dificultades con las formas de afrontarlo, y podrían recurrir al alcohol para afrontarlo y relajarse".

El informe de Pollard y sus colaboradores se publicó en la edición en línea del 29 de septiembre de la revista JAMA Network Open.

Más información

Aprenda más sobre el consumo de alcohol y la salud en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Michael Pollard, PhD, sociologist, RAND Corp., and professor, Pardee RAND Graduate School, Santa Monica, Calif.; Lona Sandon, PhD, RDN, LD, program director and associate professor, department of clinical nutrition, school of health professions, UT Southwestern Medical Center, Dallas; JAMA Network Open, Sept. 29, 2020, online

Last Updated: