Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Una intervención temprana es esencial para preparar a los niños con problemas auditivos para la escuela

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 28 de septiembre de 2020 (HealthDay News) -- Cuando los bebés con deficiencias auditivas reciben ayuda a una edad muy temprana, es más probable que estén "preparados para el kindergarten" cuando llegue el momento, encuentra un estudio reciente.

En Estados Unidos, todos los estados cuentan con programas de "intervención temprana" financiados por el gobierno, diseñados para ayudar a los padres cuyos bebés son sordos o tienen dificultades auditivas. Idealmente, la intervención comienza poco después de que se diagnostiquen los problemas auditivos, a la edad más temprana posible.

Los investigadores encontraron que cuando los bebés se inscriben en los programas antes de los 6 meses de edad, esto ayuda con el desarrollo del lenguaje.

El nuevo estudio sugiere que también los prepara mejor para el kindergarten.

De hecho, esos niños fueron igual de propensos a mostrar que estaban "preparados para el kindergarten" que los niños sin problemas auditivos, según el informe, que se publicó en la edición del 28 de septiembre de la revista Pediatrics.

"Esto refuerza lo que creíamos: mientras más pronto se comienza, mejor", señaló Adena Dacy, una patóloga del habla y del lenguaje que no participó en el estudio.

Es importante que las familias sepan que los servicios de intervención temprana existen, indicó, y que los pidan si su pediatra no los dirige a los recursos.

Dacy es directora asociada de problemas clínicos en patología del habla y del lenguaje de la Asociación Americana del Habla, el Lenguaje y la Audición (American Speech-Language-Hearing Association).

Jareen Meinzen-Derr, investigadora principal del nuevo estudio, se mostró de acuerdo con el mensaje de que "más temprano es mejor".

Incluso cuando los bebés son muy pequeños, el respaldo para los padres (enfocado en cómo interactúan con su bebé con problemas auditivos) es esencial.

"Intentamos prevenir que ocurran retrasos [en el desarrollo]", comentó Meinzen-Derr, del Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati.

Los hallazgos dejan algunas preguntas abiertas. Hay distintos tipos de servicios de intervención temprana, y no está claro cómo esto se relaciona con la preparación de los niños para el kindergarten.

Dacy indicó que tampoco está claro si los servicios usaban sobre todo lengua de señas, lengua hablada o una combinación, o la frecuencia con que los niños recibieron implantes cocleares para ayudar con su audición.

Lo que los hallazgos muestran es un respaldo del principio fundamental de los programas estatales de intervención temprana.

Los programas tienen una meta de "1-3-6", explicó Dacy. Los recién nacidos deben recibir una evaluación de los problemas auditivos antes de la edad de 1 mes (e idealmente en el hospital, justo tras nacer); los recién nacidos que fracasen en esa evaluación deben recibir una evaluación diagnóstica antes de la edad de 3 meses; y, los servicios de intervención deben comenzar antes de la edad de 6 meses.

Las estadísticas muestran que la mayoría de los bebés de EE. UU. reciben esa evaluación cuando son recién nacidos. Pero no todos los bebés con problemas auditivos se inscriben en los servicios tan pronto como deberían.

Según Meinzen-Derr, puede haber varias barreras. A veces, los padres eligen comenzar más tarde, sin saber que antes es mejor.

Otro problema es la disponibilidad de terapeutas entrenados, sobre todo en las áreas rurales. Pero los servicios, que con frecuencia se administran en los domicilios de las familias, se pueden realizar mediante telesalud cuando es necesario, dijo Dacy.

En el estudio, el equipo de Meinzen-Derr analizó los datos de 385 niños de Ohio diagnosticados con pérdida auditiva permanente. Casi un 58 por ciento habían iniciado la intervención antes de los 6 meses de edad, y los demás se inscribieron más tarde, usualmente antes de que tuvieran 1 año.

De los niños que comenzaron antes, un 34 por ciento se mostraron preparados para el kindergarten cuando llegó el momento, al mismo nivel que los niños de Ohio en general.

Por el contrario, esto les sucedió a apenas un 21 por ciento de los niños que comenzaron los servicios de intervención más tarde, mostraron los hallazgos.

Estar preparados significa que los niños tienen las habilidades de lenguaje y numéricas, el desarrollo físico y las habilidades sociales previstas para la edad del kindergarten.

Se considera que los niños que todavía no están a ese nivel se están "acercando" a la preparación o que están "emergiendo". De los niños con deficiencias auditivas que entraron en un programa de intervención temprana, un 34 por ciento estaban en el grupo emergente, en comparación con un 23 por ciento de los niños de Ohio en general.

"Esto sugiere que todavía hay posibilidades de mejora", comentó Meinzen-Derr.

Una posibilidad podría ser ampliar los servicios durante la etapa preescolar, anotó. Ahora, los programas estatales ofrecen servicios a los niños desde el nacimiento hasta los 3 años.

Meinzen-Derr animó a los padres a abordar las preocupaciones sobre la audición de sus bebés con el pediatra. Esto, añadió, incluye presionar para que haya un diagnóstico oportuno después de que su bebé recién nacido fracase en la evaluación del oído, y para entrar en un programa de intervención lo antes posible tras el diagnóstico.

Más información

Babyhearing.org ofrece más información sobre la intervención temprana.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Jareen Meinzen-Derr, PhD, MPH, professor, departments of pediatrics, otolaryngology, head and neck surgery, Cincinnati Children's Hospital Medical Center, University of Cincinnati College of Medicine, Ohio; Adena Dacy, MS, CCC-SLP, associate director, clinical issues in speech-language pathology, American Speech-Language-Hearing Association, Rockville, Md.; Pediatrics, Sept. 28, 2020, online

Last Updated: